Último minuto: Continuar navegando en Gob.cl

Síguenos a través de redes sociales:

Presidente Piñera anuncia suspensión del alza de pasajes en el transporte público y convoca a una mesa de diálogo para escuchar las demandas de la ciudadanía

Muy buenas tardes:
 
Estas semanas los chilenos hemos vivido días tristes y difíciles. Por eso como Presidente de todos los chilenos, quiero compartir con mis compatriotas algunas reflexiones, sentimientos y también algunas decisiones.
 
La primera prioridad de nuestro Gobierno es asegurar el orden público y la seguridad de los chilenos, y también el resguardo de las libertades y de los derechos que corresponden a todos nuestros compatriotas. Todos los ciudadanos tienen derecho a manifestarse pacíficamente y comprendo, además, que tienen buenas razones para hacerlo.
 
Pero nadie, nadie tiene derecho a actuar con la brutal violencia delictual de aquellos que han destruido, incendiado o dañado más de 78 estaciones del Metro de Santiago, que han quemado trenes del Metro de Santiago, que han quemado o inutilizado terminales y buses del sistema de transporte público.
 
De esa forma, han logrado destruir o dañar severamente algo que nos pertenece a todos y que con tanto esfuerzo hemos construido.
 
Es contra esos delincuentes y no contra los compatriotas que se manifiestan pacíficamente, que hemos invocado la Ley de Seguridad del Estado, para poder identificarlos, perseguirlos, juzgarlos y castigarlos por el severo daño que le han causado a nuestra sociedad y a todos los chilenos, y por el gran dolor que -yo estoy seguro- sienten muchos chilenos cuando ven cómo se destruyen cosas tan valiosas y queridas como nuestro sistema de transporte público.
 
El Metro y el sistema de transporte público están al servicio de todos los chilenos, y en forma muy especial de los grupos más vulnerables y de nuestra clase media. Por eso, lamento que hoy día ellos estén sufriendo las consecuencias de estos actos vandálicos.
 
Es debido a los graves atentados al orden público y a la seguridad ciudadana, a la destrucción de valiosa infraestructura tanto pública como privada, que hemos debido establecer anoche el Estado de Emergencia no sólo para resguardar el orden público y la tranquilidad ciudadana, sino que también para resguardar las libertades, los derechos, la tranquilidad y la paz de todas las familias chilenas que se han visto afectadas por estos actos de violencia, vandalismo y delincuencia.
 
El General Iturriaga, a quien designe como jefe del Estado de Emergencia, tiene las facultades para tomar medidas adicionales como un toque de queda si fuese necesario para proteger mejor la paz y la tranquilidad de nuestras familias.
 
Quiero también compartir con todos mis compatriotas mi compromiso, comprensión y solidaridad con los problemas y carencias que afectan y angustian a tantas familias chilenas, y también por las excesivas desigualdades que se arrastran desde hace tantas décadas.
 
Sólo unidos lograremos resguardar y conservar nuestra democracia y nuestras libertades, y sólo unidos lograremos dejar atrás y superar estos problemas y estas carencias que afectan a tantas familias chilenas.
 
Queridos compatriotas:
 
Desde el primer día sus problemas y sus sueños han sido nuestros problemas y nuestros sueños, sus anhelos y sus prioridades han sido nuestros anhelos y prioridades. Por eso las prioridades de nuestro Gobierno han estado centradas en combatir la delincuencia, el narcotráfico y el terrorismo, en crear más y mejores empleos, con mejores salarios y generar mayores pensiones, mejorar la calidad de la educación de nuestros hijos y la salud de nuestras familias, e iniciar un nuevo y mejor trato con nuestra infancia, con nuestros adultos mayores y con nuestra clase media.
 
Esas han sido las prioridades y motivaciones que han guiado e inspirado a nuestro Gobierno desde el primer día y lo seguirán haciendo hasta el último día de nuestro mandato.
 
Quiero también decir con mucha franqueza: he escuchado con humildad y con mucha atención la voz de mis compatriotas y no tendré miedo a seguir escuchando esa voz, porque así se construyen las democracias, y porque así logramos mayor unidad entre nuestros chilenos.
 
Por eso quiero anunciar hoy día:
 
Primero, vamos a suspender el alza de los pasajes del Metro, lo que requerirá la aprobación de una ley que debe ser muy urgente, hasta que logremos un acuerdo que nos permita proteger mejor a nuestros compatriotas frente a alzas bruscas e inesperadas en el precio del dólar o del petróleo, como han ocurrido en los últimos meses y que son la causa del aumento en las tarifas.
 
Segundo, he invitado para mañana a una reunión a los otros Poderes del Estado, al Presidente del Senado, al Presidente de la Corte Suprema, al Presidente de la Cámara de Diputados para poder conocer sus opiniones y también sus propuestas para enfrentar y superar esta difícil situación.
 
También, durante la próxima semana, convocaré a una mesa de diálogo amplia y transversal para escuchar la voz y las propuestas de distintos sectores, pero muy especialmente la voz de nuestros ciudadanos y conocer cuáles son sus ideas y sus propuestas para satisfacer mejor demandas tan sentidas por nuestros compatriotas, como el alto costo de la vida, una mayor seguridad para nuestras familias, una baja en el precio de los medicamentos y una baja en el precio y garantía de nuestros sistemas de salud.
 
Pero para lograr estos objetivos existe una condición fundamental: tenemos que estar unidos para avanzar hacia un Chile más libre, más justo, más próspero y también para que todas las familias chilenas puedan tener una vida más plena y más feliz.
 
Es verdad, y por eso quiero hacer un ferviente llamado a la unidad de todos los hombres y mujeres de buena voluntad en la condena en el combate a la violencia y la delincuencia, que no tienen cabida en una sociedad democrática como es la nuestra.  Porque no podemos seguir tolerando los brutales actos de violencia, vandalismo y delincuencia que hemos conocido en los últimos días y que tanto daño y tristeza le han provocado a los chilenos y chilenas.
 
Es verdad que aún nos queda mucho camino por recorrer, muchos problemas por enfrentar, muchas oportunidades por aprovechar y muchos sueños por cumplir, pero también es verdad que tenemos un país maravilloso del cual todos nos sentimos orgullosos y además tenemos que unirnos para cuidar mejor a nuestras familias, para cuidar mejor a nuestro país.
 
¡Viva Chile!
 
Muchas gracias.

Síguenos a través de redes sociales: