Último minuto: Continuar navegando en Gob.cl

Síguenos a través de redes sociales:

[ARCHIVO] Lo que debes saber sobre el fin de la venta de ampolletas incandescentes

A partir de este viernes dejarán de venderse en nuestro país las ampolletas incandescentes. El objetivo de la medida es tener un uso más eficiente de la energía, generándose además un ahorro económico para las familias.

Cerca de un 25% del consumo energético del hogar va destinado a la iluminación. Es por eso que para ahorrar energía y controlar de manera eficiente su consumo diario, tomando en cuenta siempre el menor costo ambiental posible, una de las primeras soluciones es cambiar el tipo de ampolletas utilizadas.

LED vs LFC

Antes de cambiar nuestras ampolletas hay ciertos aspectos esenciales que deberían estar claros al momento de escoger cuál es la más conveniente y qué diferencias técnicas existen entre las opciones que ofrece el mercado actualmente:

  • La ampolleta fluorescente compacta (LFC) tiene una duración de 10 a 15 veces mayor que las ampolletas incandescentes convencionales y ahorra un 25% más de energía.
  • La LED puede alcanzar ahorros de hasta un 90% y su duración es 50 veces mayor. De esta forma, si se comparan ambas opciones en años de vida útil, la alternativa LED alcanza hasta los 22 años, mientras que la LFC sólo llega a los 10 años como máximo. El menor consumo de las ampolletas LED en comparación con el de las fluorescentes (LFC), radica en que la energía se transforma más en luz y menos en calor.
  • La resistencia de las ampolletas LED es altamente superior a la de las fluorescentes, ya que no utilizan filamentos luminiscentes ni materiales delicados como vidrio o gases. Es así como absorben las posibles vibraciones y golpes a los que pueden estar sometidas, sin producir fallos ni variaciones de iluminación.

Las ampolletas incandescentes gastan más porque, además de producir luz, queda un residual de energía que se pierde al producir calor.

Más ahorro

Las ampolletas LFC iluminan lo mismo que las antiguas ampolletas, pero gastan hasta 80% menos. Si bien son más caras y aunque se prevé una baja en la tecnología LED (lo que reduciría el precio de las LFC), el cambiar las ampolletas incandescentes por las fluorescentes significa un indudable ahorro a largo plazo.

Al reemplazar las clásicas incandescentes de 100W, se debe considerar una LFC de 20W. Entonces, el precio ampolletas incandescente 100W es de $320 y su vida útil aproximada es de 1.000 horas. En cambio, el precio de una fluorescente compacta 20W es de $3.590 y su vida útil es de al menos 6.000 horas.

Usando 4 horas al día se tiene que al año se utilizan 1.460 horas, esto significa que se deberían comprar dos ampolletas incandescentes al año, mientras que una LFC duraría al menos 5 años.

De esta manera, se comprueba que el consumidor promedio experimenta un beneficio financiero neto al comprar una LFC en vez de una lámpara incandescente. El periodo de retorno de la inversión es también muy bajo, menos de un año en la mayoría de los casos, lo que significa que incluso si la LFC tiene una vida de un año al igual que una lámpara incandescente, aún sería rentable.

Galería: #ElDespertarDeLaEnergía

Para difundir el cambio de ampolletas, el Ministerio de Energía realizó una intervención urbana en la Plaza de la Constitución junto al orfeón de Carabineros y personajes de la película “Star Wars”, a propósito del estreno de la última entrega de la saga.

Con el hashtag #ElDespertarDeLaEnergía se comunicó en redes sociales el fin de las ampolletas incandescentes. Estas son algunas imágenes de la actividad, que fue encabezada por el ministro de la cartera, Máximo Pacheco:

Síguenos a través de redes sociales: