Anti Abusos y Trato Justo

Agenda Anti Abusos y Trato Justo



Metodología


El objetivo de este portal es entregar información actualizada, simple y verificable a la ciudadanía sobre el avance de los compromisos que forman parte de la Agenda Anti Abusos y Trato Justo, velando siempre por un Estado transparente y al servicio de los ciudadanos.



  ¿Cómo se calcula el porcentaje de avance?


Para cada iniciativa comprometida, se han definido una serie de etapas a través de las cuales se materializará su cumplimiento. En el caso de las iniciativas legislativas, el desglose consta siempre de cuatro etapas, que se condicen con las etapas propias del trámite legislativo. Para el caso de las iniciativas de gestión, cada ministerio responsable ha definido un número determinado de etapas en que puede desglosarse la ejecución de cada una de éstas.


De esta manera, cada iniciativa costa de un número determinado de etapas, a las cuales se les asigna un porcentaje individual de cumplimiento, cuya suma total corresponderá al 100% de cumplimiento de la iniciativa. Finalmente, para el cálculo del Avance General de la Agenda Antiabusos y Trato Justo, se utiliza el promedio simple de los porcentajes de cumplimiento de todas las iniciativas que componen la Agenda.



  ¿Qué significado tiene cada etapa de las iniciativas legislativas?


Corresponde al inicio del trabajo de la propuesta que posteriormente se materializará en un proyecto de ley.



Se denomina así al proceso legislativo que transcurre en la Cámara de Origen.


Al inicio de cada sesión de Sala, se da cuenta del ingreso de los proyectos que han sido presentados por el Presidente de la República o por parlamentarios. Luego, a proposición del Presidente de la corporación respectiva, la Sala envía a una o más comisiones cada proyecto, a fin que este sea analizado en sus aspectos generales por parlamentarios especializados en cada materia, a menos que exista acuerdo unánime de la Sala para omitir este trámite. Una vez estudiado el proyecto en forma general, la comisión informa de sus conclusiones a la Cámara de Origen, la cual discute y decide si aprueba o rechaza la idea de legislar sobre él. Este trámite reglamentario se conoce como Discusión General, cuyo objetivo es aceptar o desechar en su totalidad un proyecto de ley, considerando sus ideas fundamentales, y admitir a discusión las enmiendas o indicaciones que se presenten sobre el proyecto, provengan éstas de iniciativa del Presidente de la República y vía moción parlamentaria.



Corresponde a la fase de tramitación legislativa que tiene lugar en la Cámara Revisora.


Aprobado el proyecto en la Cámara de Origen, llega éste a la Cámara Revisora, procediendo de la misma manera que en el Primer Trámite Constitucional. La Cámara Revisora estudiará el proyecto en comisiones y lo votará en Sala, tanto en forma general como particular, revisando todo el articulado del proyecto. La Cámara Revisora podrá aprobar, modificar o rechazar el proyecto de ley proveniente de la Cámara de Origen.



Luego de aprobado un proyecto de ley por ambas Cámaras, será enviado al Presidente de la República, quien también tendrá facultad de aprobarlo o rechazarlo. Si éste no se pronunciare en un plazo de 30 días corridos desde recibido el proyecto, se entenderá aprobado, de modo que corresponderá su promulgación como Ley de la República.